23 may. 2013

Descubren sin querer que la vitamina C mata la bacteria de la Tuberculosis

naranja_2012-robi.blogspot.com

 

La vitamina C puede destruir de forma eficaz y a bajo costo la tuberculosis resistente a los fármacos. El descubrimiento accidental corrió a cargo de un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina Albert Einstein en Nueva York.

Los científicos querían estudiar la forma en que la tuberculosis se vuelve resistente a los fármacos, pero terminaron descubriendo que la vitamina C o ácido ascórbico destruye a la bacteria de la tuberculosis.
"Nos sorprendimos al descubrir que la vitamina C por sí sola no solo esteriliza a la TB sensible a los medicamentos, sino que también esteriliza a la TB-MDR [tuberculosis multi resistente a fármacos] y las cepas de la TB-XDR [tuberculosis extremadamente drogo resistente]", explica William Jacobs, director de la investigación y profesor de Microbiología e Inmunología y Genética.


De los 12 millones de casos de tuberculosis registrados en el mundo en 2010 la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 650.000 estaban relacionados con cepas resistentes a fármacos del bacilo de la tuberculosis.


Los investigadores señalan que, si bien el hallazgo podría reformular los tratamientos y abrir caminos para desarrollar medicamentos que curen la tuberculosis, es necesario llevar a cabo ensayos clínicos para comprobar si lo verificado en un tubo de ensayo puede funcionar en seres humanos.


Jacobs subraya que su trabajo muestra un nuevo mecanismo que se puede "explotar para atacar la TB", teniendo en cuenta que la vitamina C "es barata, está disponible y es segura".

Una buena fuente natural de la vitamina son las guayabas, las grosellas negras, el kiwi, el brócoli, las naranjas, limon, etc.


La vitamina C tiene muchas funciones importantes en el cuerpo.

Evita las enfermedades degenerativas tales como el cáncer o la enfermedad de Alzheimer, así como el envejecimiento de la piel. Además facilita la absorción de otras vitaminas y minerales y, entre otras cosas, protege las células y las mantiene saludables.

fuente: actualidad.rt.com

 

 

No es la primera vez que las farmacéuticas ocultan una solución tan fácil y barata,  para poder vendernos productos a altos precios y además con efectos secundarios.

Quiero además recordar que  el escorbuto detectado en marineros de la antigüedad, también se curaba con solo comer naranjas o sea vitamina C.

Esto refuerza mas aun la frase “que tu alimento sea tu medicamento  y que tu medicamento sea tu alimento”