27 abr. 2013

ESSIAC, el tónico herbario de los indígenas canadienses que cura el CANCER y el SIDA

Este antiguo preparado herbario de los indígenas canadienses, que por sencillo, efectivo, inocuo y económico, ha sufrido iguales o mayores campañas de descrédito por parte de quienes lucran con la salud humana ya que No hay interés real de curar el cáncer, sólo de controlarlo para tener consumidores esclavos de fármacos. Simplemente es un suplemento herbario natural para potenciar el sistema inmunológico, desintoxicar el organismo y restablecer sus niveles de energía. El Tónico Herbario se utiliza desde lo preventivo y desintoxicante, hasta en metástasis de pacientes tumorales con resultados exitosos probados, aun cuando ciertas organizaciones solo se ocuparon de hacer desaparecer todos los estudios realizados. Actúa en gran cantidad de afecciones, es un magnífico disparador del reequilibrio orgánico.

El mismo Dr. Brusch, médico personal del presidente J.F.Kennedy, tras diez años de investigación con el Essiac, declaró: “El Essiac es un remedio contra el cáncer. Todos los estudios realizados en laboratorios de Canadá y Estados Unidos, apoyan esta conclusión”.

Su origen

La historia de este preparado herbario nace a inicios del siglo XX, aunque se trata de una sabiduría indígena americana mucho más antigua. En 1923 una enfermera canadiense llamada Renee Caisse, observó que un paciente de su médico se había recuperado completamente de un cáncer terminal gracias a un preparado herbario que le había suministrado un sanador de la tribu Ojibway, en Ontario (Canadá). Caisse visitó al chamán y éste le brindó abiertamente toda la información sobre la fórmula que su tribu venía utilizando desde la antigüedad. El sanador le explicó que el preparado lo utilizaban para lograr el equilibrio, tanto espiritual como físico de su pueblo. La fórmula consistía en una mezcla de cuatro hierbas silvestres (bardana, olmo, ruibarbo y acedera) que preparadas de un modo determinado, lograban un mayor poder curativo que cualquiera de las hierbas por separado.

Rene Caisse

La enfermera Renee Caisse

Con el permiso de su médico, Caisse comenzó a administrar el preparado herbario a otros pacientes de cáncer terminal que habían sido desahuciados por el sistema médico tradicional, notando que la mayoría se recuperaba. Caisse comenzó entonces a ocuparse personalmente de la recolección de las hierbas y de la preparación del tónico en su propia cocina, tratando a cientos de enfermos de cáncer. Bautizó al preparado como Essiac (su apellido invertido).

Encontró que si bien en ciertos casos el tónico no podía deshacer daños severos sobre órganos vitales, al menos disminuía el sufrimiento y prolongaba la vida de los pacientes mucho más tiempo del previsto. En otros casos, donde los órganos vitales no habían sido severamente dañados, Caisse notó que la cura era completa y los pacientes vivían 30 o 40 años más.

Renee Caisse se dedicó abnegadamente al tratamiento de cientos de pacientes en su hogar, sin cobrar por sus servicios y valiéndose solamente de donaciones, que apenas la mantenían por encima del nivel de pobreza.

Al pasar los años, las noticias de su trabajo comenzaron a propagarse. El sistema médico canadiense no aceptó que una simple enfermera estuviese realizando estas curaciones y fue entonces que se inició una campaña de hostigamiento y persecución en su contra, en la cual intervino el mismo Ministerio de Salud de Canadá. Ciertos medios periodísticos del país comenzaron a hacerse eco del trabajo de Caisse y de los testimonios de sus pacientes curados. Esto despertó el interés de la Comisión Real de lucha contra el cáncer y comenzaron a investigar los efectos del preparado, recogiéndose suficiente testimonio que sostenía que el Essiac era una cura real para el cáncer.

Frente a la presión de la opinión pública y a un petitorio de 55.000 firmas, el Parlamento canadiense se vio obligado a tratar en 1938 la legalización del uso del Essiac como remedio contra el cáncer. Pero por apenas 3 votos de diferencia, el preparado de Caisse no fue oficialmente aceptado.

Pese a este duro golpe, Renee Caisse siguió con la tarea hasta su muerte, ocurrida en 1978 cuando tenía 90 años de edad. Durante esos 40 años, Caisse difundió la fórmula a varios colegas y amigos, entre los cuales puede citarse al médico estadounidense Charles Brusch. Incluso durante la década del 60 la enfermera canadiense trabajó en la renombrada Clínica Brusch de Massachusetts.

El mismo Dr. Brusch, médico personal del presidente J.F.Kennedy, tras diez años de investigación con el Essiac, declaró: “El Essiac es un remedio contra el cáncer. Todos los estudios realizados en laboratorios de Canadá y Estados Unidos, apoyan esta conclusión”. Incluso el Dr. Brusch utilizó el Essiac para tratar con éxito al hijo de Edward Kennedy, que había desarrollado un sarcoma en una pierna. Pero a pesar de todas las evidencias, el Dr. Brusch fue presionado para silenciar su información. Por su parte el Ministerio de Salud canadiense fue acusado de destruir todos los antecedentes y los estudios realizados por Renee Caisse tras su fallecimiento, prohibiendo incluso la comercialización de la acedera, una de las hierbas silvestres que forman parte de la formulación.

 

Antes de su fallecimiento, Renee Caisse comentaba:

“Aunque trabajaba 12 horas diarias, la tarea me absorbía tanto que no sentía fatiga. Mi sala de espera era un lugar placentero, donde los pacientes compartían experiencias y esperanzas. Luego de un tiempo de tratamiento, los pacientes dejaban atrás su depresión, temor y angustia. A medida que el sufrimiento disminuía, se hacían más optimistas. Me ponía feliz ver el cambio en gente desahuciada, algunas que llegaban postradas hasta mi casa, y que luego de pocas semanas podían valerse por sí mismas. Ese era el mejor pago que recibía. Algunas semanas atendía 500 o 600 pacientes y a todos les ofrecía el tratamiento gratis. El efecto más espectacular de este preparado era su capacidad -comprobada en laboratorio cuando trabajé con el Dr. Brusch en Cambridge- de reunir las células cancerosas dispersas en el organismo al lugar donde habían sido originadas, reduciendo luego el tamaño del tumor”.

Por su parte el Dr. Brusch dejó testimonio del trabajo sobre el Essiac: “Bajo la supervisión de 18 doctores hemos hecho muchas investigaciones con Renee Caisse sobre tumores en animales y personas. En ratas se ha demostrado que causa recesión definitiva de la masa y un cambio en la formación de las células. En pacientes, clínicamente reduce el dolor y provoca una recesión en el crecimiento del tumor. Los pacientes aumentaban de peso y mostraban una gran mejoría en su estado general. Obtuvimos resultados brillantes en pacientes terminales, probando que se podía prolongar la vida y la calidad de esa vida. En casos donde el tumor no desaparecía totalmente, luego del tratamiento se lo podía remover quirúrgicamente sin incurrir en riesgo de metástasis. En muchos casos difíciles hemos podido controlar hemorragias y cicatrizar lesiones provocadas por la quimioterapia. Mi caso personal está perfectamente documentado, no habiendo quedado rastros del cáncer de colon que me detectaron en 1984”.

Tras la muerte de Caisse, el Dr. Gary Glum de Los Angeles, continuó difundiendo su trabajo. Incluso editó un libro (La llamada de un ángel) donde cuenta la vida de Caisse, la persecución que sufrió y la recuperación documentada de miles de pacientes; libro que también fue confiscado por las autoridades canadienses y retirado de circulación.

Según el Dr. Glum explica en una extensa entrevista (disponible para quien le interese): Todo se debe a que el cáncer representa el segundo negocio más productivo del mundo, después de la petroquímica. El dinero y el poder han acallado siempre la verdad. No hay interés real de curar el cáncer, sólo de controlarlo. Por eso han hecho desaparecer todos los archivos de Caisse en Canadá y del Dr. Brusch en Estados Unidos. Incluso hemos llevado el primer informe médico existente sobre una persona que sobrevivió a la leucemia linfoblastémica, ante agencias noticiosas como Associated Press y United Press International, que se negaron a difundirlo. Sistemáticamente la prensa se niega a difundir las evidencias de este preparado, argumentando las más variadas razones.

Como tampoco se difunden estudios oficiales que han hallado más de 2.100 elementos químicos identificados en nuestra agua potable, de los cuales 156 son cancerígenos puros y 26 de ellos son generadores de tumores.

Muchas universidades americanas como Harvard, Temple o Chicago han hecho estudios con el Essiac y han llegado a la misma conclusión que Renee, pero todos han sepultado la información. Pero los intereses no responden sólo al cáncer, sino también al Sida. He trabajado en el Proyecto Sida de Los Angeles, donde habían desahuciado a 179 pacientes y logré que me cedieran a 5 de ellos. Les retiré los tratamientos de AZT y DDI y les suministré Essiac tres veces al día. Son los únicos 5 que siguen vivos, recuperaron su peso normal, comen 3 veces al día y hacen ejercicio regularmente; los otros 174 fallecieron.(Reiteramos que la jugosa entrevista al Dr. Glum está disponible en versión completa, solo búsquela en internet. A la entrevista se adjuntan muchos testimonios que corroboran dichos conceptos.)

Las hierbas usadas y sus efectos

Para entender donde reside el poder de este sencillo preparado herbario, es importante comprender la acción de cada hierba, sin perder de vista la potenciación de efectos que se obtiene por su combinación. Precisamente Sheila Snow, una investigadora canadiense que trabajó con el Essiac, afirmó: “La bardana y la acedera son los principales responsables de la destrucción de las células cancerígenas, mientras que el olmo y el ruibarbo incrementan el flujo de la bilis y ayudan a la eliminación de las toxinas”. Según investigaciones del Dr. Chester Stock que trabajó 3 años con el Essiac, la acedera tiene la capacidad de amalgamar las células cancerosas, regresando aquellas con metástasis al lugar del tumor original.

Bardana

BARDANA, la hierva principal

El Dr. Julian Whitaker afirma: “Las terapias siempre debilitan el cuerpo y su resistencia celular, mientras que este preparado funciona en sentido contrario”, mientras que el Dr. E. Carson opina: “El progreso que se puede obtener y los resultados reales, así como la rapidez en la recuperación son maravillosos; no lo creería de no haberlo visto”. El Dr. Jim Chan de Vancouver explica: “El preparado contiene inulina, un poderoso modulador del sistema inmunológico que se adhiere a los glóbulos blancos (células T) y mejora su funcionamiento”. Por su parte el Dr. Bruce Hendrick de la Universidad de Toronto afirmó: “Estoy sumamente impresionado con su efectividad y con la ausencia de efectos colaterales”.

El Dr. Glum por su parte asegura que el preparado aumenta el nivel de enzimas, que se destruyen en pacientes con cáncer y sida. “Al elevarse el nivel enzimático y hormonal -afirma- también se eleva el sistema inmunológico, por lo que el cuerpo puede defenderse solo. Lo importante es que se utilicen las hierbas correctas, que sean cosechadas y secadas adecuadamente y que no hayan sido expuestas a contaminación química. En Estados Unidos las hierbas importadas son puestas en cuarentena y esterilizadas para eliminar salmonella y coli, irradiándolas y aplicándoles gas de óxido etílico, por lo que asi no sirven para nada.

Renee Caisse recolectaba y secaba personalmente las hierbas, y con el tiempo fue adicionando nuevos elementos a la fórmula original para ir potenciando el efecto del preparado. De lo que se puede estar absolutamente seguro es sobre la total ausencia de efectos secundarios, incluso en las dosis más altas que usaba Renee para determinados casos en que llegaba a 12 cucharadas diarias”.

 

Pero veamos la actividad individual de cada una de las hierbas principales del preparado original.

Bardana (arctium lappa): Es la parte más importante de la formulación y sobre ella habrá un contenido próximamente. Es un poderoso purificante de la sangre y la linfa. Estimula la eliminación de toxinas, el funcionamiento hepático y el sistema digestivo. Contiene inulina, que fortalece órganos vitales como hígado, páncreas y bazo. También reduce la mucosidad y evita la formación de cálculos. Promueve el flujo de bilis y elimina el exceso de fluido en el cuerpo. Ayuda a remover infecciones del tracto urinario, hígado y vesícula. Su contenido en vitamina A y selenio ayuda a eliminar radicales libres y el cromo regula los niveles de azúcar en sangre.

Acedera (rumex acetosella): Ha sido un remedio casero contra el cáncer durante mucho tiempo en Europa y América. Alivia las úlceras internas y aplicada sobre la piel ayuda a resolver problemas como eccemas y soriasis. Su riqueza en vitaminas y oligoelementos minerales, nutre el sistema glandular. Contiene silicio, elemento necesario para los nervios y la capa de mielina que los protege. Limpia la sangre y mejora la función de hígado y páncreas, estimulando el crecimiento de tejido nuevo. Reduce el daño causado por las quemaduras de radiación y aumenta la resistencia a los rayos X. Mejora el funcionamiento del sistema circulatorio, intestinal y respiratorio. Ayuda en la remoción de depósitos extraños en las paredes de los vasos sanguíneos. Aumenta el nivel de oxígeno en las células de los tejidos.

Olmo (ulmus fulva): Como tónico, fortalece órganos, tejidos y membranas mucosas, especialmente pulmones y estómago. El principal componente es un mucílago que contribuye a la eliminación de desechos tóxicos. Ayuda a nutrir y restaurar el plasma sanguíneo y la linfa. Promueve la curación rápida de quemaduras y laceraciones. Mejora el estado de la flora intestinal y calma el asma. También alivia la acidificación corpórea.

Ruibarbo (rheum palmatum): Actúa como laxante suave (estimula la secreción de bilis hacia los intestinos) y purga el organismo (especialmente el hígado) de toxinas y desechos. Contiene ácido málico, que mejora la oxigenación del organismo y estimula el proceso de curación. Posee una sustancia (rhein) que inhibe la acción de bacterias que provocan afecciones como la candidiasis en los intestinos. Ayuda a reducir la fiebre y la inflamación. Los estudios demuestran que posee propiedades antibióticas y antitumorales.

 

Acción del Tónico en el organismo

Este preparado herbario desarrolla la siguiente actividad dentro del organismo:
• Previene la acumulación de depósitos grasos en el sistema circulatorio, hígado y riñones.
• Regula los niveles de colesterol al transformar azúcares y grasas en energía.
• Destruye los parásitos en el sistema digestivo y a través del cuerpo.
• Contrarresta los efectos del envenenamiento por aluminio, plomo, mercurio y otros metales tóxicos.
• Fortalece y tonifica músculos, órganos y tejidos.
• Fortalece y da flexibilidad a huesos, articulaciones, ligamentos, pulmones y membranas, haciéndolos así menos vulnerables al estrés o a las lesiones por él causadas (el caso de úlceras).
• Nutre y estimula el sistema nervioso y el cerebro.
• Promueve la absorción de fluidos en los tejidos.
• Remueve la acumulación tóxica en los canales grasos, linfáticos, digestivos, renales y medulares.
• Neutraliza los ácidos (gastritis) y elimina toxinas en el intestino.
• Descongestiona los canales respiratorios al disolver y expeler mucosidades.
• Alivia la tarea desintoxicante del hígado al convertir a las toxinas grasas en sustancias solubles en agua, que luego pueden ser fácilmente eliminadas por los riñones.
• Ayuda al hígado a producir lecitina, la cual construye la mielina, material graso que envuelve y protege las fibras nerviosas.
• Elimina depósitos de metales pesados en los tejidos, especialmente en las articulaciones, reduciendo inflamaciones y tensiones.
• Mejora las funciones del páncreas y el bazo, aumentando la efectividad de la insulina.
Purifica la sangre.
• Aumenta la producción de glóbulos rojos.
• Aumenta la capacidad del cuerpo para utilizar el oxígeno, al incrementar el nivel de oxígeno en las células de los tejidos.
• Mantiene el equilibrio entre sodio y potasio en el cuerpo, regulando el fluido dentro y fuera de cada célula; de esta manera las células son alimentadas con nutrientes a la vez que se limpian.
• Convierte los oxalatos de potasio y calcio en una forma menos dañina, haciéndolos solventes en la orina. Además regula la cantidad de ácido oxálico que llega a los riñones, reduciendo de esta manera el riesgo de formación de cálculos en vesícula, riñones o tracto urinario.
• Impide que las toxinas puedan llegar al cerebro.
Protege al cuerpo contra la radiación (rayos X).
• Alivia el dolor, aumenta el apetito, provee más energía y brinda sensación de bienestar.
• Aligera la curación de las heridas, regenerando las áreas dañadas (ulceraciones).
Aumenta la producción de anticuerpos (linfocitos y células T), con lo cual se potencia el sistema inmunológico.
• Inhibe el crecimiento y posiblemente destruye los tumores benignos.
• Protege las células en contra de los radicales libres.

 

MODO DE PREPARACION DEL TONICO HERBARIO ESSIAC

INSTRUMENTOS NECESARIOS
-Recipiente de 4 galones de acero inoxidable, con tapa.
-Recipiente de 3 galones de acero inoxidable, con tapa.
-Colador fino de acero inoxidable.
-Embudo de acero inoxidable.
-Espátula de acero inoxidable.
-12 o más botellas de 16 onzas de vidrio ámbar con tapones herméticos.
-Taza medidora.
-Báscula de cocina con medidas en onzas.

INGREDIENTES SECOS (HIERBAS)
-6 tazas de raíz de Lampazo o  BARDANA (Arctium Lappa), cortada.
-16 onzas de Acedrilla  o ACEDERA (Rumex Acetosela), en polvo.
-1 onza de raíz de Ruibarbo Turco (Rheum Palmatum), en polvo.
-4 onzas de corteza de Olmo Americano (Ulmus Fulva), en polvo.


INGREDIENTES LIQUIDOS
-2 galones de agua destilada libre de sodio.


PREPARACIÓN:
1. Combine perfectamente los ingredientes secos. (Coloque las hierbas en una bolsa de plástico y agite vigorosamente).
2. Ponga a hervir el agua destilada, libre de sodio en el recipiente de 4 galones con tapa. (Aproximadamente 30 minutos al nivel del mar).
3. Vacíe una taza de ingredientes secos (guarde las hierbas sobrantes en un lugar fresco y oscuro; las hierbas son sensibles a la luz).
    Tape el recipiente y déjelo hervir por otros 10 minutos.
4. Apague la cocina.
    Talle con espátula las paredes interiores del recipiente y mezcle perfectamente. Vuelva a tapar.
5. Deje el recipiente en reposo por 12 horas, tapado; después vuelva a encender la estufa a fuego alto, casi hasta hervir, por otros 20 minutos. (No debe hervir).
6. Apague la estufa. Vacíe, a través de un colador, en el recipiente de 3 galones.
    Lave el de 4 galones y el colador. Vuelva a colar el líquido, regresándolo al recipiente de 4 galones.
7. Utilice un embudo para vaciar inmediatamente el líquido caliente en las botellas esterilizadas; ciérrelas herméticamente. Deje enfriar las botellas y reajuste los     tapones herméticos.
8. Refrigere las botellas; la fórmula no contiene preservativos. (Descarte las botellas que desarrollen moho). PRECAUCIÓN: Después de usarlas, vuelva a esterilizar todas las botellas y tapones si pretende volverlos a utilizar para la fórmula. Lave y enjuague profusamente todas la botellas y tapones; puede limpiarlos con una solución de agua oxigenada, químicamente pura, al 3 %, en agua. Para preparar esta solución al 3 % combine una onza de 35 de agua oxigenada químicamente pura con 11 onzas de agua destilada libre de sodio. Remoje por 5 minutos, enjuague y deje secar. (Si no consigue peróxido de hidrógeno potable, utilice media cucharadita de cloro en un galón de agua destilada),

MODO DE EMPLEO COMO PREVENTIVO PARA CÁNCER Y SIDA
-Agite la botella.
-Tome 4 cucharadas (2 onzas) de la fórmula

 

MODO DE EMPLEO COMO CURA PARA CÁNCER Y SIDA
-Tome 4 cucharadas (2 onzas) de la formula 2 veces al día. La fórmula puede ser fría o caliente. No calentar en microondas. Agite la botella antes de tomar.
1) Por la mañana,  Tome 4 cucharadas (2 onzas) de la formula  antes de desayunar, puede comer cinco minutos después
2) antes de acostarse, Tome 4 cucharadas (2 onzas) de la formula por lo menos dos horas después de haber comido (cena)

 

NOTA: Si tiene cáncer de estómago, debe diluir la fórmula a la mitad, con agua destilada libre de sodio.
NOTAS DE TRADUCCIÓN: En distintas regiones, lo nombres de estas hierbas pueden variar:

Sheep's sorrel = acedrilla, acedera o acetosa.
Burdock = lampazo, bardana o lapa

Nombres originales de las plantas con traducción imprecisa o ERRONEA:

Lampazo amarillo = yellow dock.

Lampazo chino = curly dock.

Olmo americano = slippery elm.

 

Dado que este preparado nunca ha evidenciado efectos secundarios, ni tampoco interacciones con otros medicamentos, puede complementarse con cualquier tratamiento convencional. Única contraindicación a nivel preventivo es el uso por parte de embarazadas y menores de dos años, por ausencia de estudios al respecto.